Villancicos

Un año más, y creo que van seis, hemos podido disfrutar de este magnífico grupo de amigos de La Granja de San Ildefonso con su amplio repertorio de villancicos cantados al pie del retablo del Altar Mayor de la Iglesia Parroquial de San Cristóbal, en Matabuena. Una maravilla de voces y resonancias de la gran variedad de instrumentos que utilizan para su representación.

Villancicos MatabuenaQuiero resaltar, que este grupo de amigos nos deleita nuestros oídos cada 31 de Diciembre de forma altruista y sin ningún tipo de interés por su parte, por lo cual nosotros tratamos de corresponderles de la mejor forma posible.

Este año, con la colaboración del Ayuntamiento y la Asociación Cultural “La Anduela” les sorprendimos después de su actuación en la Iglesia, con un convite a base de limonada y caldereta de cordero, como aperitivo, y como nos acompañó un tiempo formidable se le pudo “meter el diente” en los patios del Ayuntamiento y a continuación, como postre, siguieron cantando y animando el ambiente.

En su día, me decía su director -Lázaro- cuando ya llevaban viniendo dos o tres años y al encontrarse tan a gusto entre nosotros, que a ver si conseguíamos que esto se quedara como un clásico, y hasta ahora lo estamos consiguiendo, porque como he dicho anteriormente y si no estoy equivocado, llevan viniendo a cantar villancicos seis años.

Este año a parte de haberles gustado mucho y agradeciendo enormemente el convite y mención especial al cocinero (Juan Antonio Grande), me decía el director que al año que viene había que promocionarlo más, por ejemplo, prensa, radio, etc.

Quiero agradecer personalmente a otro “culpable” que junto conmigo somos los responsables de que estos conciertos de Navidad, y nunca mejor dicho, se lleven a cabo, y podamos disfrutarlos aquí en Matabuena, y no es otro que mi amigo José Luis Heras (también socio de la asociación “La Anduela”), también quiero agradecer por su buen hacer, su simpatía, amabilidad, conformismo y todos los halagos posibles a la totalidad del grupo, tanto vocalistas como músicos a cuya cabeza está su director Lázaro, gran maestro.

Agradecimiento, por mi parte también a los colaboradores y personas que ayudan desinteresadamente a que esto sea posible, y al año que viene más. Sólo me queda que desear a todo el mundo un feliz año nuevo 2.008.

 

Miguel García Martín.