Un valor en alza

Matabuena, como pueblo segoviano, ha sabido mantener su identidad en estos últimos años de expansión y remodelación. Esta identidad se basa en poder haber mantenido un desarrollo respetando su entorno natural.
Según el estudio de la Comunidad Europea sobre “ Prospección del Turismo en la C.C.E” (2001, C.C.E) hay dos mercados turísticos con mayores expectativas de desarrollo en la Unión Europea. Un mercado es el turismo entre los países de la Unión Europea, especialmente por los mínimos trámites de documentación (ciudadano del algún país de la Unión Europea) y la unificación de la moneda.

El otro mercado que este informe resalta, es el mercado de turismo rural en los países de la Unión Europea. En el caso de España, la Asociación Española de Turismo, explica este nuevo cambio de pautas turísticas como una consecuencia de los nuevos valores sociales. Valores en los que la naturaleza ha cobrado un especial interés ya que la mayoría de la población española vive en ciudades donde el acceso a áreas naturales esta delimitado. Además, la naturaleza y la tranquilidad de este tipo de áreas rurales son la terapia más usada para luchar con el llamado estado de ansiedad laboral o estrés.

Sin embargo, este turismo rural que a priori parece tener un público objetivo de edades comprendidas entre 26 y 35 años (generaciones propiamente urbanas ), tiene también un público objetivo muy importante de edades entre los 35 y los 70 años. Principalmente, porque una vez estabilizado el cambio demográfico campo-ciudad del siglo pasado, estas generaciones han conseguido el objetivo laboral que motivó este cambio y vuelven a las áreas rurales para no solo tener una segunda vivienda sino un lugar de descanso que les haga olvidar la vida cosmopolita. Por otro lado, este público objetivo de mayor edad tiene otra concepción del turismo rural, que no busca tanto la diversión como la convivencia entre la familia y el turismo más cultural. Este contexto turístico, hace que pueblos como Matabuena sean un nicho de mercado en plena explotación. Ya que no solo tenemos el privilegio de estar en contacto con la naturaleza y la familia, sino que también podemos obtener beneficio de este nuevo turismo rural.

Óscar