¿Os venís al pueblo?

Es algo diferente. La verdad, es difícil explicar que significa para mí Matabuena. Yo no soy de allí. En realidad a mí me ha venido rodado el ir a veranear a Matabuena, pero independientemente de que no haya nacido allí y por mucho que la gente del pueblo quiera diferenciar a los veraneantes de los que viven allí todo el año, considero Matabuena tan mío como la gente que vive allí. Mis padres nacieron allí y yo soy descendiente de Matabuena, me considero tan de Matabuena como puede ser mi padre o mi madre.

¿Qué significa para mí Matabuena?. En pocas palabras diría que Matabuena es una vía de escape a los atascos de la ciudad, las aglomeraciones de gente, al mundanal ruido, a las obligaciones cotidianas. En la ciudad todo el mundo está pendiente del reloj siempre y de un autobús o un metro, pero allí el tiempo parece que se multiplica por dos. Igualmente estás todo el día fuera de casa como puedo estar yo ahora en la ciudad, pero disfrutas de cada momento y no haces las cosas por obligación sino por gusto. Yo estoy deseando que llegue un fin de semana para poder escaparme al pueblo y disfrutar de la tranquilidad del campo, del ruido de los pájaros, de la brisa de la sierra, del paisaje en general. Allí todo es diferente. Todo el mundo se conoce. Sí, ya lo sé, es más pequeño que una ciudad y lo difícil es que no se conozca la gente, pero allí la gente es menos reacia a hablar con todo el mundo porque siempre hay algo de qué conversar. Es bonito ver como los niños disfrutan jugando en la calle con juegos sencillos y tradicionales a los que jugaba yo cuando era niña y a los jóvenes sentados en los corralillos hablando y comentando las anécdotas de la noche anterior. No importa la edad que sean más jóvenes o menos jóvenes, o que sean de una pandilla u otra pandilla, todo el mundo se reúne a charlar y para mí eso es lo que merece la pena de Matabuena y lo que realmente me gusta de Matabuena.

Y os podréis preguntar la gente que no sois de allí, ¿qué tiene Matabuena para que guste tanto?. En realidad no tiene muchas infraestructuras, están construyendo un frontón y desde hace un par de años existe un campo de golf, que sí, es rústico, pero es una buena forma de disfrutar un poco más de la naturaleza y de hacer un poco de deporte. Está el bar la Emilia y el bar del Pajar en Cañicosa, que son otros de los lugares donde se suele reunir la gente. Sería buena idea que pusiesen una piscina para el verano, aunque la sierra de Segovia no sea el sitio más indicado para hacer una piscina o un chiringuito para que la gente joven pueda ir a practicar juegos de mesa.

Yo os invito a todos que vayáis un fin de semana a Matabuena y opinéis vosotros mismos, ya que yo solamente he dado mi modesta opinión de algo que considero mío. Yo no conozco todavía a nadie que haya ido y no haya salido con una buena impresión del pueblo, ¿os animáis?.

 

Almudena Gil