Mis recuerdos

Estos días no sé lo que me pasa, tengo mucha ganas de irme al pueblo y subir sierra arriba para ver desde lo alto de ese impresionante paisaje que se divisa desde lo más alto, esa panorámica tan inmensa para la vista y la mente que nos deja recuerdos imborrables.

Unos de mis gratos recuerdos es un día de agosto, salimos a las siete de la mañana, el punto de encuentro fue en la panadería de Fidel, después de comprar el pan empezamos la marcha ese grupo de amigos en la penumbra del amanecer, calle arriba, contándonos chascarrillos y paso firme pensado en la salida del sol procurando estar lo mas arriba posible.

Llegando a la dehesa, empezamos viendo esos acebos y enebros tan maravillosos. Llegamos al camino forestal y empezamos andar por la llanura antes de acometer el siguiente tramo empinado, empezamos los tramos más fuerte hasta llegar a la segunda curva larga y hacemos una parada para almorzar. Reponemos fuerza para subir hasta la cuerda tomando dirección al nacimiento del rio de Gallegos, lugar que nos había dicho tormentas que salían unos borbotones de agua maravilloso y nos paramos a comer. Retomamos el camino, no antes de refrescarnos, dirección al puerto de Navafría; caminando se recrean nuestros ojos viendo esas extensiones planas y de agua en lo alto de la sierra; Llegamos a unas trinchera de la guerra del 1936 donde encontramos casquillos de fusil, finalmente llegamos a la carretera del puerto de Navafría a las tres de la tarde.

Gracias a todos mis amigos y al que ya no está.

Joaquin Carballido Rodriguez